EL KYBALIÓN


08 Jul

En esta edición de Luz, como primera parte, queremos comentar el conocimiento de la antigüedad (al menos, lo que ha logrado sobrevivir de aquella según nuestros registros históricos oficiales). Creemos que para esta oportunidad ha llegado el momento de hablar de un libro controversialmente atrayente como lo es El Kybalión.

No mentiremos al afirmar que su origen es, técnicamente, un misterio. Actualmente se publica en varias editoriales a través del mundo (en Chile editorial Sirio, EDAF y Ediciones Brontes S.L, a un precio muy amigable al bolsillo), pero cuando recién fue conocido alrededor del mundo sólo apareció, en determinadas universidades, sin un autor específico. Presentado sencillamente como un documento, fue firmado por Los Tres Iniciados, quienes decidieron permanecer en el absoluto anonimato. La primera traducción oficial de este texto estuvo de manos de un miembro de la Sociedad Teosófica, quien no se acredita las ideas contenidas en el libro. Pero, ¿De qué trata, esencialmente, este enigmático libro? ¿Qué propósito tiene su divulgación?

Para ser muy claro y preciso en el comentario, El Kybalión esboza siete principios o axiomas, que describen cómo funciona el universo y nuestra percepción real al estar inmersos en él. Estos siete son explicados de manera lógica, como sabiduría de hace cientos de años proveniente de Hermes Trismegisto, un sabio del antiguo Egipto. En El Kybalión, los siete principios son explicados de la siguiente forma:

1.- Mentalismo. El universo completo es una creación mental. Es creado por la mente del TODO. Todo fenómeno en el mundo físico, todo proceso, todas las dimensiones, todo lo físico, lo espiritual, todo es en última instancia mental.  

2.- Correspondencia. Lo que es arriba es abajo, lo que es abajo es arriba. Esto quiere decir que, en la dinámica de conjuntos y sentidos, todo plano inferior contiene la forma de llegar al superior y todo plano superior permite descender al inferior. El camino hacia arriba y el camino hacia abajo son el mismo. Como El kybalión afirma la coexistencia de tres planos, el físico, el mental y el espiritual, en concreto este principio significa lo siguiente: si un plano inferior pertenece a uno superior y lo contiene, significa que en este plano inferior existe la forma de llegar al superior, puesto que deriva de éste y pertenece a él.

3.- Vibración. En este axioma, afirman que todo está en movimiento, todo vibra y tiene sus periodos de actividad. Incluso los que nos parece quieto, en realidad está en movimiento pero a un tiempo imperceptible para nuestro estado de conciencia. ¡El Kybalión afirmó una verdad cuántica a finales del siglo XIX!

4.- Polaridad. Este principio admite la percepción dual de la realidad que tiene el ser humano, producto de su cerebro dividido en dos hemisferios: vemos todo mediante opuestos. Blanco y negro, bueno o malo, alto y bajo, justo o injusto, arriba o abajo, izquierda o derecha, etc. El kybalión afirma que todo lo que existe tiene sus dos extremos, y que ambos son complementarios (como los dos lados de una moneda). En este sentido, afirma el libro, todas las paradojas pueden desatarse, todo lo que aparentemente parece opuesto a otra cosa es en verdad su otra cara.

5.- Ritmo. Afirma el flujo de los eventos y fenómenos. Todo es cíclico. Todo avanza y retrocede, todo movimiento viene en dos sentidos. Cualquier movimiento que haga la humanidad hacia un sentido implica luego el movimiento hacia el otro. El equilibrio del universo es un ritmo constante.

6.- Causa y EfectoEl Kybalión afirma que todo en el universo tiene su causa, y que toda causa va a producir un efecto. Todo está unido, entonces, por hilos invisibles, todo está conectado. Específicamente en este axioma, el libro es claro en afirmar que la atribución de causas depende de los límites del conocimiento humano, es decir, no podemos ver todas las causas ni todos los efectos, y la atribución de uno u otro depende de nuestra percepción. De modo que, lógicamente, si no podemos percibir la causa o el efecto de algo no quiere decir que no las posea.

 7.- Género. Este axioma afirma que todo en el universo posee sus dos lados, y que estos se unen para crear algo nuevo, a partir de su combinación y unión. Género, en este sentido, es muy distinto que el sexo, pues alude al proceso de Generación, involucrando cómo se produce la creación en el universo y cómo emergen fenómenos como el tiempo, la división o el fenómeno de la vida.

Además de los axiomas, el libro se encarga de explicar diversos elementos de la filosofía Hermética (de Hermes Trismegisto), un personaje de dudoso origen y verificación. Uno de los elementos más interesantes de esta escuela de pensamiento es, sin duda alguna, la Transmutación Mental, la posibilidad de la consciencia de generar cambios de polaridad en los objetos percibidos, mediante el poder de la mente. Éste es un conocimiento aludido a los antiguos alquimistas, cuando explicaban la posibilidad de generar cambios en el mundo físico.

Sin intenciones de desalentar la lectura informando más de lo debido, la invitación es a leer este libro tan enigmático, curioso y de fácil acceso. En definitiva, este libro es demasiado atrayente y significativo como para pasar desapercibido, sobre todo por su bajísimo costo y la maravillosa posibilidad de obtenerlo en las principales librerías de nuestro país. Si fue cierto o no que Hermes Trismegisto existió y entregó este conocimiento, es de menor importancia. La verdad irrefutable es, sin lugar a dudas, la diversión y placer intelectual que ofrece su lectura.  


Texto: David Rodríguez