Netflix&Chill: Ladies First


24 Apr
24Apr


Deepika Kumari es una atleta india que compitió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en 2016, a los 22 años. El corto documental Ladies First (2018) se trata de su preparación para competir en representación de la India. Pero el director Uraaz Bahl es astuto en presentarnos la historia como un flashback antes de la gloria: nos prepara para algo más profundo de lo esperable, y es, precisamente, la sorpresa del final que nos hace pensar en la historia, su heroína y su contexto social por bastante tiempo después.

La propia Deepika nos relata en off cómo empezó a tomar clases gratis de tiro con arco, las cuales no podía pagar: sus padres no tenían mucho dinero; por ejemplo, la estructura de su casa filtraba la lluvia, y en esas condiciones precarias Deepika curtió su personalidad y sus sueños de salir de ahí, y, de ser, posible, darles a sus padres un mejor pasar.

Enfrentó el prejuicio de los hombres al intentar ingresar al mundo del deporte siendo arquera. A su edad, las mujeres no tienen mucho acceso a la educación, y que Deepika haya elegido el deporte como su camino en la vida, y que haya contado con el apoyo parental, era casi una aberración para su comunidad. Sin embargo, su madre trabaja en un hospital, lo cual ya es una anomalía. Claramente, la hija continúa el pequeño gran legado de la madre.

Deepika se muestra como una muchacha incómoda ante las cámaras. Me figuro que, tal vez como su vida ha sido tan difícil, llena de carencias, la artificialidad que exigen las cámaras, la presión de los medios de comunicación a medida que triunfaba y se abría paso a las Olimpíadas de Río, le cobró cierto precio psicológico. Y debe luchar contra este desajuste en su percepción de las cosas.

La candidez con la que se expresa en pantalla Deepika, nos conmueve, nos hace apoyarla desde el principio. Creemos en su eventual triunfo. ¿Será la primera mujer india en llevar a su país una Medalla de Oro?

Ladies First es un filme sobre el desplazamiento de la mujer en países subdesarrollados, y sobre la confusión mental y la desmoralización de deportistas que no cuentan con un apoyo íntegro de parte de los gobiernos que los envían a competir afuera. Deepika es muy abierta en criticar el trato hacia las mujeres en su país, lo cual se extiende a las condiciones en que Deepika debe competir. Nuestras expectativas son altas e inciertas, al igual que las de la protagonista luchadora.

Una vez que llega el final, en lugar de entregarnos una catarsis, el filme nos da una resolución: cómo Deepika ayudará a otras mujeres como ella a contar con el equipamiento y el apoyo moral necesario para desarrollarse como deportistas, como mujeres independientes. Deepika es una sobreviviente de sus rígidas circunstancias. Después de ella, muchas mujeres más irán primero.


Texto: Esteban Andaur