¿POR QUÉ LOS CHILENOS NO LEEMOS?


08 Jul

´

"Una sociedad con problemas en las estructuras del pensamiento es una sociedad en graves apuros".

En nuestro país, existen muchas instancias que promueven la lectura, incluso contamos con un "Plan Nacional", que trabaja a nivel de todo el territorio con diferentes iniciativas que contribuyen a fortalecer y mejorar las competencias lectoras entre los chilenos, sumado a esto, el "Fondo del Libro y la Lectura", dependiente del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, beneficia cada año a cualquiera que tenga una buena idea, con fondos para materializarlas.

Pero ¿Por qué los chilenos no leemos? Quizá, la obviedad no permite que encontremos la respuesta. Obligar a los niños a realizar actividades que no desean, que no les motivan, que no representan fascinación, es sentenciarlos a despreciar la actividad lectora. No obstante, sabemos que leer desde la infancia, junto a ellos, creando actividades y estrategias lectoras lúdicas en lugar de someterlos al ejercicio de las pantallas digitales o a encender el televisor, hará de nuestros niños lectores competentes en el futuro. En el baúl de los recuerdos atesoro una historia fascinante: “El padre llegaba cada viernes con libros bajo el brazo, los hijos esperaban ansiosos, luego comenzaba el rito. El papá siempre separaba uno o dos libros, porque no eran para niños, sino para el papá y la mamá. Y, los otros, los dejaba al alcance de la mano” ¿Adivinaron? Los primeros libros que los hermanos leían eran los "prohibidos", sin comprender jamás por qué no eran para niños. El papá de la historia era un hombre sencillo, de origen humilde, pero un hombre muy sabio, un ejemplo de que la primera escuela está en la casa. Él era autodidacta, solo había cursado el primer año de Enseñanza Básica, pero esto nunca fue impedimento para promover entre sus hijos una sencilla lección: "hay que estudiar, hay que leer".

Al leer nos informamos y aprendemos cosas nuevas y si bien no son las únicas razones para hacerlo, los especialistas concuerdan en que al leer debemos disfrutar, porque existe un comprobado vínculo entre motivación y comprensión. Es decir, al leer lo hacemos con un propósito y accedemos a la construcción de significados, pero en la medida que la lectura sea importante para los adultos también lo será para las nuevas generaciones.  Por lo tanto, los padres somos los primeros que debemos comprender y hacernos parte del discurso que sostiene que la lectura permite superarnos, tanto a nosotros mismos, como a la exclusión y a la falta de oportunidades. Porque, aunque Usted no lo crea, la lectura es un derecho, que debe potenciarse, dentro y fuera de la escuela, a través de alianzas con los padres, de esta forma, algún día podremos declarar: "la educación es una proyección de nuestro hogar", donde aprendemos y tenemos la oportunidad de acceder a diferentes tipos de textos, con variados libros, donde al igual que en nuestras casas, contamos con profesores que leen.

Pero, si usted es papá y no lee, no espere que sus hijos lo hagan, aunque en el caso de la educación, la mayor parte de las demandas educativas de nuestro país, se relacionan con la competencia lectora, que aunque debe formar parte del acervo lingüístico cultural y literario de todos los chilenos, se encuentra en estado crítico. De modo que, el gran drama de Chile en este ámbito es: "si usted es profesor y no lee, no espere que sus estudiantes lean". A pesar que desde el punto de vista pedagógico, necesitamos crear, desarrollar y consolidar, las condiciones que garanticen una lectura reveladora, profunda y crítica, vale decir, una lectura que nos permita interpretar todos los códigos posibles que existen en los textos del siglo XXI. En otras palabras, hablo de una lectura que solo puede realizar un individuo que piensa por sí mismo, un ser humano consciente, que asume la compresión como un acto reflexivo. Por eso es tan importante motivar a los lectores y promover la literatura en todos los ámbitos de desempeño de las personas.

La respuesta a la pregunta planteada al principio se encuentra implícita. Saque sus propias conclusiones sobre el asunto.


Texto: Ma. Regina González Díaz

Dra. Lengua Española, Mención: Lenguas, textos y contextos. Universidad de Granada, España

Coordinadora General Cátedra Latinoamericana y Caribeña de Lectura y Escritura filial Chile del Comité cubano del IBBY