TRAS LOS HITOS DE LA INDEPENDENCIA


08 Jul

El año 2018 tuvo un comienzo diferente para todos los habitantes de Concepción que se consideren o no penquistas; la noche del 31 de diciembre de 2017 no hubo fuegos artificiales, los perros no se asustaron, el cielo no se iluminó como en medio de un conflicto bélico. El motivo fue el traslado de la tradicional fiesta de Año Nuevo para dar paso a la celebración de la firma del Acta de Independencia de Chile, llevada a cabo por el mismísmo Bernardo O'Higgins, tras vencer la última batalla por la Independencia, en el morrillo de Perales, Talcahuano, el día 01 de enero de 1818. 

Monolito Plaza Independencia


En la cara Este de la Plaza de la Independencia, casi frente al Teatro Universidad de Concepción, se encuentra un monolito de piedra, con el siguiente mensaje: "En esta histórica plaza de armas el 1 de enero de 1818 ante el ejército del sur, el libertador Bernardo O'Higgins R. proclamó solemnemente la Independencia de Chile". Además de la importancia cívica de este lugar, las numerosas bancas que allí se encuentran sirven a los penquistas para tomar un respiro al caminar por la ciudad, comer helado, tener conversaciones sentimentales, ordenar pensamientos, leer un libro, etc.

Fue el último punto que visitamos, pese a ser el primero en la lista. Hacía bastante calor y las bancas estaban todas ocupadas. Estar allí, a la sombra, e imaginar los albores de la ciudad desde este monolito son suficiente para entender por qué fue elegido como el primer punto para comenzar esta breve ruta. 

Plaza de la Independencia

El lugar elegido para la segunda letra se encuentra también en nuestra plaza principal, a un costado de la escultura que inmortaliza a Pedro de Valdivia con una expresión de constante análisis, mirando desde lo alto a los penquistas que transitan por la intersección de calles Barros Arana y Anibal Pinto, un lugar conocido por los criollos como "la parada del tonto", punto de encuentro por antonomasia, sector donde brillan además el arte y el folcklore; escenario de humoristas, candidatos, punto de partida de grandes eventos, esta esquina es un punto central en el desplazamiento a través del Paseo Peatonal y, en general, de todo el sector céntrico de la ciudad. 

Fue el penúltimo punto al que llegamos. Tuvimos que esperar cerca de una hora a que terminara el show del mimo que regularmente se adueña del lugar, porque no nos habría dejado hacer la foto si nos veía allí. Exponerse a ser objeto de humor de este personaje es un riesgo que debemos correr los penquistas al cruzar por allí, ya sea a pie, en auto, moto, bicicleta, patines, etc. No hay quien se salve, y es la gracia de su humor. 

Catedral de la Santísima Concepción

Se trata de uno de los principales templos de la Iglesia Católica en Chile, institución que también aportó en la causa de la Independencia, a través de sus acciones evangelizadoras, y sobretodo considerando que en los albores de la Patria la iglesia también tenía un lugar central en la administración del país, antes de constituirse Chile como un Estado laico. Actualmente, más del 60% de la población profesa la fe católica, según el último Censo (2017). En particular, este templo, que antes contaba con dos grandes torrres, debió ser reconstruido luego de quedar severamente dañado tras el terremoto de Chillán de 1939. Entre 1950 y 1960 se terminaría de construir la estructura que hoy reconocemos en la fotografía.

Este es otro popular punto de encuentro en la urbe penquista, que invita con sus largas escaleras a sentarse a esperar tranquilamente al sol. A la izquierda, se encuentra el primer estacionamiento de motocicletas de la ciudad, que se estableció allí porque -básicamente- los motociclistas estacionaban allí para pasar a la cafetería que se encuentra a un costado, o bien, para pasar al centro. Por su tamaño, es prácticamente imposible no fijarse en la Catedral cuando se pasa por la Plaza de la Independencia. 

Galería de la Historia, Parque Ecuador

Administrado por la Corporación Social y Cultural de Concepción -SEMCO-, este espacio de predominante espíritu cívico, guarda con celo una colección de dioramas que representan tanto hitos históricos como lugares emblemáticos de Concepción, describiendo su historia en un formato plástico tremendamente valioso, figuras talladas y ambientadas en distintos escenarios, por el artista Rodolfo Gutierrez, alias Zerreitug. El lugar además posee otra colección de objetos pertenecientes a la cultura mapuche, además de salas de exposición para muestras itinerantes. 

Aunque en el pasado el único llamativo de este lugar se ligaba a su emplazamiento en el Parque Ecuador, hoy posee además una bella cafetería a un costado, "el café de la Historia", y ha logrado reinventarse constantemente para atraer a la ciudadanía. Sin dudas, una visita obligada para todo penquista y, también, para todo foráneo que se interese en nuestra historia y en los fragmentos escénicos que permiten entender mejor la Independencia.

Casa del Arte, Pinacoteca

Situada en una esquina externa del Campus de la Universidad de Concepción, la Pinacoteca es, además del Arco de Medicina, la principal cara visible de la casa de estudios. En su amplio interior cuenta con una gran colección de obras pictóricas de inmenso valor patrimonial y artístico, ligadas a la ciudad, además de salas de exposición donde aterrizan constantemente nuevas exposiciones. No obstante, la guinda de la torta es el mural "Presencia de América Latina", una obra de 300 metros cuadrados pintada en acrílico por el artista mexicano Jorge Gonzáles Camarena, entre 1964 y 1965, que refleja -entre muchas otras cosas- la relación entre Chile y México, las raíces indígenas de nuestro pueblo y el salto de la región a la era industrial. Es un parapeto cultural que se ha encargado de traducir un discurso artístico auténtico, una identidad que permite distinguir la obra penquista de otras obras. 

Para quienes estudian en la UdeC, es un punto de fácil encuentro a la salida del campus, además de ser accesible por ciclovía, tener paraderos de micro y colectivos. Sin embargo, es en la Plaza Perú, frente a la Pinacoteca, donde converge la juventud penquista al bajar el sol. En su mítica fuente de agua se han visto reflejadas las caras de la gran mayoría, sino de todos, de los habitantes de la urbe, en éxtasis juvenil.

La importancia de la Pinacoteca, la Casa del Arte y la Plaza Perú radica en la reflexión, en ser espacios donde se ha forjado año a año algo tan importante como la mismísima Acta que firmó O'Higgins: la independencia intelectual. 

Foro de la Universidad de Concepción

La Universidad de Concepción es un bastión independentista en sí mismo, una respuesta al centralismo imperante en el país, hacia fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX. Es la tercera universidad más antigua de Chile, y es la universidad tradicional privada más grande desde Santiago hacia el Sur del país, y ha tenido un papel fundamental en el desarrollo de la ciudad. Su campus abierto, "la ciudad universitaria", recibe a todo aquel que desee conocer sus instalaciones, entre las que destacan el Foro y el Campanil. Pese a que existen muchas leyendas urbanas en torno a la construcción de esta última estructura, lo cierto es que su altura radica en un concepto básico: levantar la vista, es decir, provocar que quien se desplace por el campus esté forzado constantemente a levantar los ojos, el mentón y la cara hacia arriba, expresión que deviene en orgullo, por mirar el reloj en lo alto de la torre. El estilo de la estructura está basado en el Campanil de la Plaza San Marcos de Venecia, influido por la arquitectura de las universidades estadounidenses que habría visitado Enrique Molina Garmendia, gestor del proyecto, y que finalmente contruyó el arquitecto Enrique San Martín, luego de su aprobación por los directores de la Corporación UdeC. 

Tanto la base de la estructura, como el Foro que se encuentra también a sus pies, son uno de los puntos turísticos de mayor belleza arquitectónica en la ciudad, junto con otras estructuras al interior del campus, punto de reunión de estudiantes, académicos y ciudadanos en general. 

Diagonal Pedro Aguirre Cerda

Influida fuertemente por la arquitectura española, la ciudad de Concepción está asentada sobre un plano cartesiano, en cuadras, sin existir casi calles o avenidas en diagonal. Es lo que hace que esta arteria vial que conduce desde los Tribunales de Justicia hasta la Plaza Perú sea tan emblemática al interior de la ciudad. En los últimos años, fue remodelada y hoy cuenta con una amplia rambla, que le entrega una estética peatonal amigable.

Este eje fue contruido luego del terremoto de Chillán de 1939, y su fin era justamente unir el centro penquista con la Universidad de Concepción. Su proyección, como una directriz, está basada no en los planos cartesianos de España, sino en los planos circuncéntricos de influencia gala, como en la ciudad de París (como ocurre también en algunos sectores de Santiago). 

Es camino obligado para miles de estudiantes que desde marzo a diciembre circulan por allí camino al campus de la Universidad de Concepción, pero es también uno de los mejores recorridos turísticos que puede ofrecer la ciudad, desde la casa de estudios hasta el fin del Paseo Peatonal, en la Plaza de la Independencia. 

Plaza Acevedo

Apostada en el extremo norte de la ciudad, esta plaza que cobija al Museo de Historia Natural de Concepción estuvo durante años descuidada, sin mucho valor, hasta que un proyecto la convirtió en la hoy conocida "Plaza de los Dinosaurios" (Plaza Jurásica). Fue creada en 1914, para homenajear a un pionero de la aviación chilena, Luis Acevedo Acevedo, quien falleció al precipitarse su avión a  tierra sobre el río Biobío en 1913, cayendo en lo que hoy es San Pedro de la Paz.

El lugar hoy es una atracción para niños y adultos, un lugar siempre fresco y con mucha sombra, paradero recurrente de amigos y parejas, que disfrutan el ambiente sereno de entregan el paso, los árboles, arbustos y las gigantescas esculturas que, en un momento de distracción, pueden llegar a asustar.  

Parque Ecuador

Ubicado a los pies del Cerro Caracol, y a un costado de casi toda la calle Víctor Lamas, el parque que alguna vez cobijó la tradicional Feria Internacional del Arte Popular, hoy luce su renovado título de Parque Metropolitano Cerro Caracol. No obstante, su historia de cambio también está influida por el terremoto de 1939, al igual que otros hitos urbanos. Hasta aquel año llevaba por nombre Parque Alameda, pero luego del desastre fue rebautizado como reconocimiento a la ayuda que la República de Ecuador prestó a la ciudad en su recontrucción.

Es la principal zona de actividades al aire libre de la ciudad de Concepción, desde juegos para niños, espacios para deportes, ciclovías, senderos para caminata, canchas de básquetbol, fútbol, tenis de mesa, juegos de agua y hasta un skatepark. Además, el parque esconde una cascada y varios miradores en sus múltiples senderos, que convergen en el Mirador Alemán, en lo alto del cerro. 

Es un lugar privilegiado no sólo para ir con niños, o a hacer deportes, también es el lugar por excelencia para pasear en pareja, y en otoño, posee una crujiente alfombra de hojas secas que todo zapato penquista debería pisar.

Puente Llacolén

El viaducto que une a las comunas de Concepción y San Pedro de la Paz es también el puente más largo de Chile, con más de 2 kilómetros de extensión. Fue la única estructura con la que contó Concepción para unirse al Sur del país luego del terremoto de 2010 (resultó dañado, pero fue rápidamente habilitado con estructuras mecano), luego de la caída del Puente Viejo y considerando los daños que presentó el Puente Juan Pablo II. Su nombre en mapudungún significa "estar calmado" y representa de buena forma la actitud resiliente de la ciudad frente las catástrofes que periódicamente nos afectan como ciudad y como país.

Atravesar este puente en micro, en bus o en algún vehículo no se comparan como atravesarlo a pie o en bicicleta, desde la Costanera, sin dudas una experiencia que vale la pena realizar. Para efectos de la redacción de este reportaje, esta fue la letra más alejada a la que tuvimos que acceder, pues se encuentra en el extremo sur de Concecpción, en un mirador dispuesto al comienzo del puente. 

Estadio Municipal Ester Roa Rebolledo

Sería una falacia tremenda en todo nivel discursivo si habláramos de este recinto deportivo como un lugar donde sólo brilla el fútbol, que es lo que evoca principalmente el concepto de estadio. El Ester Roa Rebolledo es un recinto que además ha cobijado a pequeños y grandes atletas, competencias de todo tipo, conciertos musicales y espectáculos variopintos, junto el Gimnasio Municipal, que se encuentra a un costado. Es el reducto más significativo en el extremo norte de Concepción y, entrando a la ciudad desde las rutas provenientes de Cabrero y Florida, es la primera estructura que se encuadra en línea recta desde la carretera.

Los días sábado, a un costado, frente al Gimnasio Municipal, se establece la Fería Collao, que antiguamente re realizaba en las afueras del Estadio. Desde muy temprano se puede acceder a una enorme variedad de frutas y verduras, pescados, mariscos, semillas, plantas, productos agrícolas, medicinas botánicas, frutos secos, quesos, huevos, y una serie de productos que no viene al caso deglosar. 

Este gigante blanco sin dudas forma parte de nuestra identidad, y hoy recibe a los turistas terrestres con la mejor cara. Fue el primer punto que visitamos en la realización de este reportaje.  

Cerro Amarillo (Cerro Gavilán)

Aunque la depredación inmobiliaria le arrebató una gran tajada de terreno a este importantísimo hito de la Independencia, sigue en pie, con su tradicional mampostería de piedra, el Cerro Amarillo de Concepción. Durante el periodo de la Patria Nueva, patriotas y realistas se enfrentaron en este lugar en la denominada Batalla del Cerro Gavilán, en la guerra por la Independencia. Se trataba del brigadier Juan Gregorio Las Heras (nombre que hoy lleva la calle que se encuentra a un costado), que comandaba cuerpos milicianos chilenos, que avanzaron en conjunto a una coalición del Ejército de los Andes, logrando derrotar a las fuerzas españolas, que huyeron hacia Talcahuano, donde finalmente vería la victoria el Ejército Unido Libertador de Chile, organizado por O'Higgins. Esta serie de encuentros bélicos sellan el fin de este periodo de la Independencia. En la cima del Cerro Amarillo se encuentra una placa que conmemora la Batalla aquí librada. 

Este tradicional hito penquista alberga áreas verdes y frías bancas de piedra donde es posible escapar de la ciudad por un buen rato. Es popular sobre todo entre las parejas, puesto que su estructura le otorga una privilegiada privacidad. 

Parque Costanera

Es la última letra dispuesta en la palabra Independencia y es, quizás, una de las más significativas. Ubicada en el llamado Parque Costanera, donde hoy se ubica el Teatro Regional del Biobío, la invitación de este último hito es a mirar al río que le da nombre a la región. Ya en La Araucana de Alonso de Ercilla se percibe la importancia del río como frontera natural, que permitió a Concepción y sus fuertes asentarse en el periodo de conquista. Por supuesto, el pueblo mapuche se encargó de destruir periodocamente la ciudad por completo, en una heróica resistencia, que el tiempo acabó por gastar las defensas al sur del Biobío, y la ciudad se abrió camino. 

No obstante el crecimiento de Concepción era inminente, en ningún momento pudo ser asentado su centro urbano frente al río, trasladándose a lo que hoy es el casco hitórico de la ciudad, rodeando la pileta de la Plaza Independencia. Pero la inquietud siempre ha existido, y ha resurgido con fuerza en los últimos años, con el asentamiento del autodenominado "Barrio Cívico", que comenzó a tomar forma con la llegada del Gobierno Regional del Biobío y que se consolida hoy con la contrucción del edificio del MINVU y SERVIU, la Plaza Bicentenario, el Parque Bicentenario y -finalmente- el Teatro Regional (además del remozamiento del sector Costanera, la expulsión del Barrio Estación y Aurora de Chile, y la terminación del Puente Bicentenario, sumado a su conexión con Chacabuco). Todo lo anterior, persiguiendo la idea que finalmente, "la ciudad pueda mirar al río".

Ciertamente, la intervención urbana se efectuó en un momento álgido del verano, quizás la época en que Concepción cuenta con menos gente, por ser vacaciones. No obstante, tuvo un gran impacto en la población, aunque es difícil decir a ciencia cierta cuántas personas, al igual que nosotros, se dedicaron a recorrer cada uno de los hitos donde se encontraban las letras de la Independencia.

Hay que poner la situación en contexto; no es simplemente una intervención al azar, se enmarca dentro de la celebración por el bicentenario de la proclamación de la Indepencia de Chile, y busca consagrar a Concepción como la Ciudad de la Independencia. Es un plan bien elaborado, y con sentido; cada letra tenía a un costado una leyenda del por qué ese punto contituye un hito en la independencia. Nuestro plan en un comienzo era pegar ambas fotos, la letra y la leyenda, pero en algunas ya había desaparecido, así que lo hicimos a nuestro modo, con el filtro crítico de The Penquist.


Texto y Fotografía: Prof. Fabián Rodríguez R.