Conversando con un amigo, me tocó el tema de que su mamá estaba admirada por los fallecimientos de sus amigos y amigas de su edad, y que el cáncer era repetitivo en esos decesos. Inmediatamente me vino a la memoria el libro que estoy leyendo “Historia de un milagro“ de Cristian Arriagada, quien es viudo de la periodista Javiera Suárez.
Ella falleció de cáncer siendo muy joven y en el libro su marido le escribe cartas al hijo de ambos, Pedrito Milagros. Cartas en las que le cuenta la vida de ambos y cómo fue todo el suceso de la enfermedad de su madre.
Si me preguntaran cómo encontré el libro, diría que tan hermoso, tan emotivo, tan lleno de amor, con tanta enseñanza de parte de él y de ella en sus escritos, que en su mayoría encabezan cada capítulo.
Se aprende tanto de lo que se cuenta y cómo se cuenta, no tanto de la enfermedad, que sin duda está presente en todo el libro, sino de la manera de enfrentar la vida cuando se pasa por situaciones absolutamente extremas.
Se puede pensar que es un libro triste, claro que lo es, por el tema de que trata, pero al leer uno se embarga de emociones, de recuerdos de la propia vida, de anhelos, de pensamientos, que hacen revivir situaciones propias donde los sentimientos salen a flor de piel. Imposible no emocionarse por la valentía del autor de permitir conocer muchos aspectos de su vida con Javiera primero y después de los tres cuando nació Pedrito.
En un libro entrañable, donde se aprende mucho de apreciar la vida, de vivir cada momento y disfrutarlo.
Siendo ellos tan jóvenes tuvieron que pasar por sufrimientos extremos donde cualquiera se habría desmoronado.
El amor está siempre presente en toda la lectura del libro, de formas tan hermosas, con mensajes, recuerdos de detalles tremendamente significativos para ellos y que traspasan sus páginas y nos llega al fondo del corazón.
El libro empieza cuando se conocieron, continúa con su vida juntos y la pronta aparición de la enfermedad en Javiera, se extiende por todos los sucesos que tuvieron que afrontar juntos y el mayor de todos, la decisión de llevar a término su embarazo cuando todas las estadísticas señalaban que era absolutamente inviable. Continúa ya con el fallecimiento y concluye con un Cristian y un Pedro afrontando la vida juntos.
Importante es recordar el valor que se da en todo el libro de recalcar que cada momento en esta vida tenemos que valorarlo porque nunca sabremos hasta cuándo estaremos en este mundo.
Un libro precioso, lleno de sabiduría y muy directo.
Ojalá se animen a leerlo y no piensen que es tan triste, es una gran oportunidad de aprender, de la vida, de las cosas simples que si importan.
Absolutamente recomendado.

Texto: Paulina Jiménez Vega
Encargada de local
Librería Estudio

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *